11. NUESTRA VIVENCIA
Periodo
1950·1955
En
1949,
01
inicio mismo del tercer cuarto del siglo XX, siendo estudiantes de la Facultad
de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, tuvimos [a oportunidad de
participar en un anteproyecto de Remodelación del sector nor-poniente de Santiago, hoy
denominado poblaciones
n
Juan A. Ríos", derivado de la construcción del acceso Norte de
la Panamericano a la capital de Chile.
En esa época, el Presidente de la República don Gabriel González V. venía
desarrollando un intenso plan de Obras Públicos, fundamentalmente dirigido al progreso
del Norte Chico y en especial a La Serena, su ciudad natal.
En el justo afán de integrar dicho ciudad a lo actividad nacional se dio impulso a la
construcción de la Carretero Panamericano, recientemente aprobada por los poíses del
continente, poro acercar y unir o todos los capitales de Norte, Centro y Sud América.
Dicha carretera consultaba el
trozado
de una variante que, bajando desde lima,
seguía lo costa chilena hasta e[ Valle del Aconcaguo, y tras derivar un acceso a Santiago,
tornaba hacio el este y cruzaba la cordillera en direción a Buenos Aires. Esta estructuro
convenía perfectamente al propósito local de unir La Serena con Santiago y es por ello que
este ttamo fue construido con primera prioridad, con gran esfuerzo técnico y económico, a
la vez que con gran velocidad, o menudo contrario a la buena calidad de la construcción y
a la buena preparación de las bases del cami no.
En esa época se destacaron varios profesionales en estos proyectos y construcciones
urbanísticas y viales; mencionaremos entre otros
01
arquitecto urbanista Guillermo Ulriksen
y al ingeniero ¡efe de Vialidad de la provincia de Coquimbo, Alfonso Díaz Ossa, él que mós
tarde, como Director General de OO. PP., tuviera una importonte participación dando un
fundamental apoyo al origen de los estudios y construcción del Metro de Santiago.
Hasta el segundo cuarto del Siglo XX, y por casi cien años, el país había estructurado
su infraestructura fundamental sobre la base de la red ferroviaria. Los cominos
pavimentados eran prácticamente desconocidos. Sólo existía pavimento en los cominos de
Son1iogo a Valporaiso, a Son Anionio y a Talco; además de un corto acceso o lo ciudad de
Concepción. En lo que a calles y avenidas se refiere, el transporte se basaba también en
una extensa y excelente red de tranvías en todas las grandes ciudades de Chile. Si bien
hacían 30 años que habían aparecido los buses denomi,nados "góndolas" y un poco más
torde los denominados "micras", ellos sólo cumplían uno función limitada y
complementaria.
-
.
En Sahtiago sólo las grandes ejes estaban pavimentados con hormigón o adoquín. Las
calzados tenían perfiles exiguos. No se usaba el asfalto. Sólo la Alameda, Avenida Matta,
Vicuna Mackenna, Providencia, Grecia, Los Leones, Gran Avenida, un corto tramo de
Costanera y algunas otras calles contaban con doble calzada. Independencia, Recoleta, El
Salto, San Pablo, Irarrózaval, Santa Rosa, Pajaritos, se proyectaban hacia los suburbios con
sus solitarios pavimentos entre calles de piedra de río o tierra, con excepción de los
pavimentos residenciales de los barrios pudientes del secior Oriente.
El inicio de la construcción de la Carretera Panamericana trajo consigo un fuerte
impulso a la tecnología vial; desarrolló nuevos métodos constructivos, incorporó nuevas
25
1...,16,17,18,19,20,21,22,23,24,25 27,28,29,30,31,32,33,34,35,36,...245